lunes, 13 de febrero de 2017

Caminando Por Moreiras, Toén, Ourense: PR-G 186

Aunque la mañana se presentaba desapacible los senderistas del Blog Grupo de Andainas Rías Baixas cambiando bastón por paraguas allá que nos fuimos a conocer otro bonito rincón de nuestra Galicia.
Esta vez se localiza en el ourensano concello de Toén que todavía no habíamos visitado. Al poco de comenzar en el lugar de Moreiras, que da nombre al PR-G 186, nos vimos gratamente sorprendidos por la imponente fachada y la grandiosidad de La Iglesia de San Pedro.
Dicen que data del S. XVIII con restos románicos. La decoración exterior es barroca y señalaremos sus dos torres desiguales en una de las cuales “A torre do patín” se torturaba a las víctimas de La Inquisición.
Para quienes nos gusta estar en continuo contacto con los elementos naturales, ésta es una ruta espectacular. Habrá momentos en que nuestros pasos nos lleven a través de antiguas corredoiras.
Lugares que nos hacen olvidar el presente y sumergirnos en épocas pasadas en que eran activamente transitados.
Nos encanta caminar encajonados por estas piedras cubiertas de verde pátina de musgo que atesora tantas historias en su interior.
Y deslizarnos a través de estrechos pasadizos.
En todo el recorrido hay gran variedad de especies arbóreas con pinares, también castaños, robles y alcornoques.
Y si os acercáis por allí os sorprenderá la gran abundancia de madroños. 
Y hasta la mimosa, especie invasora se nos aparece sementando el camino de puntitos amarillos.
Aunque estamos en invierno y últimamente ha llovido mucho, el suelo por donde pisamos todavía se encuentra cubierto por la mullida alfombra de crujiente hojarasca seca.
Había momentos en que la lluvia quiso acompañarnos con un suave calabobos pero que para nada impidió que disfrutásemos a tope del espectacular paisaje que se nos ofrecía.
A lo largo del recorrido observaremos formaciones rocosas distribuidas acá y allá dando viveza al entorno.
Algunas son anónimas pero otras tienen nombre propio como “O Penedo Fendido”.
O los “Penedos Cima da Granxa” que cuentan con una cueva entre ellos.
Es una auténtica delicia dejarse llevar observando los detalles con que La Madre Naturaleza nos obsequia.
Y de repente darse de bruces con antiguas casas de piedra, ruinas de viejas bodegas allí en medio del silencio infinito del bosque, sólo perturbado por nuestros pasos y el canto de algún pájaro lejano.
Momentos hay para el descanso y reponer fuerzas en distintas áreas recreativas para tal efecto como las de O Fondón y Moreiras.
La arquitectura religiosa está muy bien representada en esta ruta ya que a la mencionada Iglesia de San Pedro se unen La Ermita de Las Angustias.
Y La Iglesia de Santa María en Mugares, del S. XVI y fachada plateresca.
La arquitectura civil no se queda atrás con casas de piedra y diversas fuentes. No os perdáis la que se encuentra a la salida de Mugares, dicen que es medieval y se encuentra acompañada de un lavadero y una escultura de La Virgen.
Y, dado que desde muy antiguo ésta es una zona en donde se cultivan variedad de productos como la vid, la patata y el centeno entre otros, no pueden faltar los hórreos para guardar estos últimos.
En definitiva: una bonita ruta para caminar y disfrutar respirando aire puro lleno de frescura.
CLICAR AQUÍ Y VER LA RUTA EN WIKILOC
CLICAR AQUÍ Y VER TODAS LAS FOTOS DE LA CAMINATA 

lunes, 6 de febrero de 2017

Parque Del Buen Retiro, Puerta De Alcalá, Fuentes De Cibeles Y Neptuno, Museo Del Prado, Madrid

El Palacio de Cristal del Parque del Buen Retiro, en Madrid, es uno de los protagonistas del paseo que os contamos hoy en El Blog Grupo de Andainas Rías Baixas.
Un paseo que comenzamos en las inmediaciones de la madrileña Estación de Atocha.
En su entorno echad la vista a la derecha y descubriréis la artística fachada del Edificio del Ministerio de Agricultura y la impresionante escultura que lo corona.
A continuación subimos La Cuesta de Moyano en donde el caminante puede entretenerse ojeando los puestos con libros antiguos y diversos objetos de artesanía. ¡Y nosotros así lo hicimos, jajaja!
Y al poco entramos ya al Parque del Buen Retiro. Y lo hacemos por la llamada Puerta de Ángel Caído que efectivamente nos lleva al lugar en donde se erige La Estatua del Ángel Caído, a él dedicada.
Como dato curioso dicen que sólo hay otra estatua del mismo tema en Turín y que ésta del Retiro madrileño se encuentra a 666 m del nivel del mar. ¿Será sólo mera coincidencia?
No dejéis de visitar La Rosaleda, un jardín, que como su nombre indica, está dedicado a diversas variedades de rosas formando laberintos salpicados de refrescantes fuentes.
Y en medio de un pequeño lago, con  un elegante surtidor lanzado hacia el cielo, surge ante nosotros la maravillosa estructura de metal y cristal levantada en 1887 con motivo de La Exposición de Filipinas, celebrada ese mismo año.
Considerado uno de los mejores ejemplos de la llamada arquitectura del hierro en Madrid, inicialmente fue planificado como gigantesco invernadero de plantas tropicales, y hoy en día es una sala de exposiciones con muestras del Museo Reina Sofía.
Y lo que no os podéis perder es la vista del Estanque Grande del Retiro, un lago artificial, que dicen fue mandado construir por orden de Felipe IV para recrear batallas navales, en las que él mismo participaba.
La verdad que es una gozada encontrarse en este verdadero museo al aire libre en donde destacaría el imponente entorno del Conjunto Escultórico dedicado a Alfonso XII
Magnífica La Estatua Ecuestre del General Martínez Campos.
En el lago,  madrileños y visitantes, se relajan y disfrutan ejercitándose en el arte del remo. 
O, simplemente, dejándose llevar en los barquitos, algunos solares, dispuestos para ello. 
Sirenas y leones permanecen atentos a todo lo que por allí ocurre. 
Imponiendo sus figuras altivas y orgullosas sobre el lago, dando seguridad y confianza al paseante.
Dejamos atrás El Parque y el camino que elegimos nos lleva delante mismo de esta maravilla que nos dejó El Mejor Alcalde de Madrid, Carlos III y que sin ninguna duda es uno de los monumentos más representativos de Madrid.
Al verla, no pudimos menos que recordar y tararear la célebre canción: ¡Mírala, mírala, La Puerta de Alcalá
¿Y qué deciros de La Fuente de La Diosa Cibeles? ¡Su belleza y armonía la han convertido en todo un símbolo de la capital, y con razón!
Y así encontramos al dios de las aguas, Neptuno, empuñando su tridente mientras cabalga sobre un carro tirado por dos caballos con cola de pez, en su fuente claro, La Fuente de Neptuno.
Si vais con tiempo, adentraos en la inmensidad pictórica que guarda entre sus muros nuestra gran pinacoteca: El Museo Del Prado.
Y, como hicimos nosotros, no olvidéis saludar al genial Velázquez, vigilante permanente en frente de la puerta principal, temeroso quizás de que se escapen sus preciadas Meninas.
 ¡En fin, un paseo precioso! ¡Para vivirlo y que no te lo cuenten!
CLICAR AQUÍ Y VER LA RUTA EN WIKILOC  
CLICAR AQUÍ Y VER TODAS LAS FOTOS DEL PASEO

lunes, 30 de enero de 2017

Passadiços Do Sistelo Y Chozos De Alrededor

Hoy traemos hasta El Blog Grupo de Andainas Rías Baixas la ruta conocida como “Trilho dos Passadiços” en Sistelo, Portugal.
Como ya habréis deducido, su nombre viene dado porque una gran parte del recorrido se realiza sobre pasadizos elevados que van acompañando al Río Vez.
Nosotros iniciamos la caminata en el propio Sistelo, una de las aldeas más antiguas de Portugal, en donde admiramos la recia estructura del castillo del Vizconde de Sistelo.
La elegante sencillez de su iglesia.
Y un curioso conjunto de hórreos en este lugar mágico al fondo del valle y que parece anclado en el pasado.
Como sabéis, en Sistelo son famosos los socalcos, plataformas en las vertientes de las montañas, sobrepuestas unas encima de otras en escalera para aumentar la poca superficie fértil.
Y que iremos encontrando en numerosas ocasiones a lo largo de nuestro caminar.
Al poco de iniciar la andaina nuestros pies se deslizan sobre calzadas empedradas.
Y nos encontramos al río Vez escapándose por debajo de este robusto puente de piedra.
         Y ya todo se convierte en un disfrutar a tope de todo lo que percibimos alrededor.
En la primera parte tenemos como fiel compañero al río Vez que corre raudo, ruidoso y veloz a nuestro lado.
A veces casi podemos tocarlo. Ocasiones mil hay de contemplar serenamente a ese niño travieso en que se ha convertido.
Y otras nos conformamos con vigilarlo y escucharlo desde las alturas de las pasarelas.
Pasadizos que se encuentran alfombrados por la mullida hojarasca de los árboles ribereños cercanos.
Los caminos son fáciles de recorrer y se encuentran adornados muchos de ellos por la verde y musgosa pátina del tiempo, haciéndonos la ilusión de recorrer un lugar encantado.
No pueden faltar los molinos en nuestra ruta.
Pero si hay algo que caracteriza esta ruta es la abundancia de chozos y pequeñas construcciones usadas para refugio. 
¡Fijaos qué bonita ésta en la orilla del río con la abertura hacia las aguas!
¡Y en la segunda parte de la ruta hay más, salpicando el estrecho sendero de piedra por el que subimos!
Por cierto que la vegetación y el paisaje en el segundo tramo de la ruta cambia radicalmente.
¡Es fantástico el dejarse llevar a través de estas bonitas corredoiras!
Y contemplar el cielo azulado a través de los emparrados.
Por todo esto y mucho más que descubriréis por vosotros mismos, no lo dudéis, id y daos un garbeo por los pasadizos do Sistelo. ¡Lo vais a disfrutar enormemente!
CLICAR AQUÍ Y VER LA RUTA EN WIKILOC