lunes, 28 de marzo de 2016

Paseo Por Ribeira: Castro Da Cidá, Dolmen de Axeitos Y Senda Fluvial Del Río Artes

El Castro da Cidá, en Ribeira es un antiguo emplazamiento castrexo que dicen estuvo habitado por Los Celtas hace más de 2.000 años. 
Se encuentra en la cumbre del Monte de A Cidá, de ahí su nombre, y las vistas que los senderistas del Blog Grupo de Andainas Rías Baixas contemplaron desde este rincón son realmente espectaculares. 
Pero antes de llegar hasta allí nos dimos un bonito paseo por las tierras de Ribeira. En él primeramente nos encontramos con El Petroglifo Das Cabras, las cuales se quedaron pasmadas viéndonos pasar a su vera tan tempranito.
También pisamos sobre La Senda Fluvial del Río Artes en donde el caminar se hace fácil a través de árboles propios de ribera, algunos de los cuales cubiertos de hiedra dan especial encanto al entorno.
Y poco después arribamos a uno de los puntos culminantes de esta ruta, al enclave en donde se encuentra El Dolmen de Axeitos.
Como sabéis es una tumba colectiva que data del Neolítico, alrededor de 4.000 anos antes de Cristo, por lo que es uno de los más antiguos y también más grandes y mejor conservados de Galicia.
De nuevo tomamos contacto con las aguas del río Artes que nos acompaña suave y casi en silencio mientras contemplamos las retorcidas ramas de los elementos arbóreos de sus orillas. 


Encontraréis distintas pasarelas, tanto de madera como rústicos pontones para cambiar de margen si así lo deseáis, como sucede por ejemplo cuando nos acercamos al molino de Correa. 
Es primavera y los brotes nuevos van surgiendo por doquier, el caminante, no puede mostrarse indiferente al prodigio que se renueva año tras año.
Se acerca el senderista más al litoral y pasamos muy cerca de las famosas Dunas de Corrubedo, cuyo pueblo y playas divisamos allá en la lontananza desde diversos puntos de la caminata.
Es una delicia poder contemplar la aguas saladas y azules que llegan a besar la orilla, mientras tú te encuentras rodeada de verde y más verde.
Porque también El Océano Atlántico tiene protagonismo en nuestra jornada, con amplias perspectivas  para encontrarlo siempre sublime y majestuoso lo mires desde donde lo mires.
Y desde luego no podéis perderos todo lo que se ofrece ante nosotros una vez llegados al paraje en donde se encuentra El Castro Da Cidá.
El Castro en sí, sus casas e  instalaciones, en un lugar realmente único con una inmejorable situación defensiva.
Y sobre todo espectacular por la visión fantástica de todo el horizonte con el océano por casi todos lados. 
¡Ah! Y si os acercáis por allí, andad con sigilo y no despertéis al gigante dormido que se encuentra en sus inmediaciones…
También os recomiendo acercaros al llamador Mirador Da Rá en donde podréis continuar disfrutando de todo lo bonito que la Madre Naturaleza nos ofrece en estos rincones de nuestra Galicia.
El mirador en sí ha sido recientemente remodelado y también el alma del senderista se renueva con todas las sensaciones que el lugar y el paisaje nos regalan.
Y poco a poco, descendiendo retornamos a nuestro lugar de inicio, pasando antes por la tranquilidad del Parque de San Roque
Llenándonos de sol y de brisa marina a través del paseo marítimo. En el agua, serena, los veleros descansaban mientras  la arena esperaba nostálgica los pasos de los veraneantes.
¡Cómo relaja simplemente parar y contemplar la calma del mar! 
CLICAR AQUÍ Y VER LA RUTA EN WIKILOC
CLICAR AQUÍ Y VER TODAS LAS FOTOS DE LA RUTA 

2 comentarios:

  1. Pero que bonita é a historia.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ola Nardos! Tes toda a razón: ¡Que Bonita É A Historia! ;)

    ResponderEliminar